sábado, 21 de septiembre de 2013

La perfección de Juanjo Oliva

Todos sabemos perfectamente que cada diseñador cuenta con un icono que lo identifica siempre y en todo momento, que cuando vemos la prenda o el accesorio, sabemos decir quien lo realizo debido a la perfección natural que posee. Ese es el caso de nuestro grande JUANJO OLIVA. Ese diseñador que sabe por excelencia que el vestido es la prenda que le da el poder a cada mujer en este universo; por eso, cada trazo, cada hilo y cada forma que crea sobre el cuerpo femenino, es siempre una ovación necesaria.


SHEILA MARQUEZ contó con una hermosa participación y digo hermosa, porque siendo la musa de Oliva, gozó con el privilegio de abrir y cerrar pasarela, reto que marca los desfiles de las modelos y dato importante en su curriculum, tres looks diferentes cada uno, mi favorito el final. Con más de 10 años de experiencia en pasarela, que si lo contamos en el calendario y tiempo de la moda vienen siendo 20 colecciones aproximadamente, esto no es cosa sencilla... pero Juanjo Oliva sabe que la moda se reinventa y él lo demuestra en la colección Primavera Verano que presentó en Madrid, saliendo de su zona de confort, saliendo de esa elegante sencillez que lo caracteriza y logrando la mezcla de texturas, tejidos y colores que conservan el sello de la firma.

Los colores que predominan van desde el cromado de turquesa, azul, gris y verde, junto con la aparición de gasas, cuero en rojo, zapatos bicolor firmados por un compañero de vida como lo es JEFF BARGUES o la joyería Austriaca de FREY WILLE. Una pasarela divina con faldas lady, cortes a la cintura para mostrar un poco de piel con el crop top, mangas variadas desde larga absoluta a formas cortas abultadas para dar volumen en los hombros. Los vestidos vaporosos llegan con escotes de todo tipo en negro y rojo. La sensualidad pasea por Madrid de la mano de Sheila, Juanjo y un regimiento de mujeres que darían todo, por caminar en eses diseños.


La mezcla perfecta del azul, gris, morado y blanco lograron una especie de camuflaje, como para morir de amor.


Una obsesión... las faldas de corte lápiz, fueron una de las prendas protagonistas de la colección, así como las bomber jackets, un must justo y necesario.





Otra de las top models españolas que andan por el mundo delante, SHEILA MÁRQUEZ, musa e inspiración de JUANJO OLIVA.